Vacunas para viajar a Cuba

Las siguientes recomendaciones son para viajes a Cuba. Idealmente, todos los viajeros deberán visitar ya sea a su médico personal o ir a una clínica de salud de viaje de 4 a 8 semanas antes de emprender el viaje para obtener vacunas o medicamentos que puedan necesitar.

Vacunas para viajar a Cuba

Debes estar al día con las vacunas de rutina durante el viaje a cualquier destino. Algunas vacunas también pueden ser necesarias para el recorrido.

Vacunas de rutina para todos los viajeros

Tu viaje es una buena ocasión para hacer un recordatorio para mantener tus inmunizaciones rutinarias actualizadas; más del 80% de los adultos en los países industrializados no han mantenido su estado de inmunización. Las siguientes son las vacunas recomendadas para tu protección y para prevenir la propagación de enfermedades infecciosas.

El tétanos, la difteria, la tos ferina, el sarampión, las paperas, la rubéola, la poliomielitis deben ser revisadas y actualizadas en caso necesario. Nota: Muchas de estas enfermedades prevenibles por vacunación están haciendo un resurgimiento debido a la no vacunación, vacunación incompleta y a la disminución de la inmunidad. Es importante mantener tus vacunas de rutina hasta la fecha.

Se recomienda la vacunación de la gripe estacional para todos los viajeros mayores de 6 meses de edad, especialmente para los niños, mujeres embarazadas, personas mayores de 65 años y aquellos con condiciones de salud crónicas como asma, diabetes, enfermedad pulmonar, enfermedad cardiaca, trastornos inmuno-supresores y los receptores de un trasplante de órgano. Nota: En el hemisferio norte, la temporada de gripe por lo general va de noviembre a abril y de abril a octubre en el hemisferio sur. Si la vacuna contra la gripe no está disponible en el momento de la salida, ponte en contacto con tu médico o clínica de salud con respecto a la proteccion anti-viral contra la gripe.

Se recomienda la vacuna neumocócica para las personas mayores de 65 y las personas de cualquier edad que sufren de enfermedades cardiovasculares, diabetes, trastornos renales, enfermedades del hígado, anemia de células falciformes, asplenia o trastornos inmunosupresores.

Vacunas para la mayoría viajeros

Además de las vacunas anteriormente comentadas, si quieres viajar a Cuba deberás tener en cuenta las siguientes vacunas.

Vacuna contra la fiebre tifoidea

Puedes contagiarte con tifoidea en Cuba a través de los alimentos o líquidos ingeridos que estén previamente contaminados. Se recomienda esta vacuna para la mayoría de los viajeros, sobre todo si te vas a quedar con amigos o familiares, visitando ciudades pequeñas o zonas rurales, o si eres un aventurero.

Vacuna contra la hepatitis A

La hepatitis A (VHA) se transmite principalmente de persona a persona a través de la vía fecal-oral y por el agua y los alimentos contaminados, tales como mariscos y verduras crudas y frutas preparadas por los manipuladores de alimentos infectados.

El virus está presente en todo el mundo, pero el nivel de prevalencia depende de las condiciones sanitarias locales. El VHA circula ampliamente en las poblaciones que viven en áreas con mala higiene en las infraestructuras. En estas zonas, las personas suelen adquirir el virus durante la infancia cuando la enfermedad es asintomática (pero aún infecciosa para otros) o leve, y terminan desarrollando una inmunidad total. Los grandes brotes en esos países son raros. Por el contrario, un gran número de personas no inmunes que se encuentran en los países altamente industrializados, donde pueden ocurrir brotes amplios de la comunidad cuando el manejo adecuado de los alimentos o de las buenas prácticas de saneamiento no se mantienen incluso en guarderías, cárceles o concentraciones masivas.

Vacunas para algunos viajeros

Pregúntale a tu médico qué vacunas y medicamentos necesitas en función de dónde vayas, ¿cuánto tiempo te vas a quedar?, ¿qué vas a hacer?, etc.

Vacunas obligatorias para viajar a Cuba

Vacuna contra la rabia

La rabia es una infección viral causada por virus pertenecientes al género Lyssavirus. Es una zoonosis (enfermedad animal que puede transmitirse a los humanos) que se transmiten a través de la saliva de los mamíferos infectados cuando te muerden. La infección circula principalmente entre los animales domésticos y silvestres, como perros, gatos, monos, zorros, murciélagos, mapaches, mofetas, a pesar de todos los mamíferos están en peligro. El virus ataca al sistema nervioso central dirigiéndose al cerebro y a la médula espinal, y si no se trata es mortal.

La rabia está presente en todos los continentes excepto en la Antártida. La mayoría de las infecciones humanas se producen en Asia y África. Los viajeros que entran en contacto cercano con los animales domésticos o fauna silvestre en los viajes de ecoturismo, o los que realizan actividades al aire libre como la exploración de una cueva, camping, trekking y visitan granjas o zonas rurales están en mayor riesgo. La rabia es también un riesgo laboral para los veterinarios e investigadores de la fauna. Los niños son especialmente vulnerables ya que a veces pueden no informar de arañazos o mordeduras. Ellos deben ser advertidos de no acariciar a los perros, gatos, monos u otros mamíferos. Cualquier mordedura de un animal o un rasguño debe lavarse varias veces con abundante agua y jabón. Busca atención médica de inmediato.

Vacuna contra el cólera

El cólera es una infección gastrointestinal aguda causada por la bacteria Vibrio cholerae. Se asocia principalmente con el agua contaminada, los alimentos, especialmente pescado crudo o poco cocinado y el marisco. Las bacterias se encuentran en todo el mundo y se transmiten normalmente de persona a persona a través de la vía fecal-oral, una persona infectada que no practica una higiene corporal correcta puede transmitir la infección a otra persona cuando manipula alimentos y agua.

Los viajeros que van a, o que viven y trabajan en lugares con condiciones sanitarias inadecuadas, tales como campos de refugiados, están en mayor riesgo. Las personas con sistemas inmunes comprometidos, incluyendo aquellos que han tenido una cirugía para las úlceras duodenales o gástricas o están en tratamiento con antiácidos y los usuarios de cannabis, ya que fumar marihuana reduce la secreción de ácido del estómago, son más susceptibles a la infección por el cólera.